fbpx

9 señales de que estas atravesando un duelo patológico.

persona de espaldas duelo

9 señales de que estas atravesando un duelo patológico.

El duelo suele ser una reacción emocional completamente natural ante la pérdida de una persona, objeto o evento significativo donde un vínculo afectivo se rompe o desaparece.

El duelo normal, también llamado duelo no complicado, abarca una serie de sentimientos y conductas que son normales después de una pérdida (ira, tristeza, ansiedad, culpa, confusión, alucinaciones, insomnio, perdida del apetito, etc.).

Lo que ocurre es, que a veces, debido a ciertos mediadores de diferente naturaleza, el duelo normal puede dar a lugar, si no se resuelve satisfactoriamente, a lo que se conoce como duelo patológico o complicado.

Diferencias entre duelo normal y patológico

La diferencia entre un duelo normal y un duelo patológico esta más relacionada con la intensidad o la duración de la conducta, que con la presencia o ausencia de determinados síntomas.

hombre terapia duelo tristeAmbos procesos comparten semejante cuadro clínico, solo que aquellas personas que atraviesan un duelo complicado presentan una sintomatología más grave y durante mayor tiempo.

Mientras que un duelo normal suele resolverse aproximadamente al año, el duelo patológico puede cronificarse y acompañar al paciente por varios años o incluso décadas.

El duelo complicado puede intensificarse hasta el punto de abrumar al paciente. En estos casos se puede observar como el proceso de duelo queda estancado y la acomodación y asimilación de la pérdida por parte del superviviente queda obstaculizada. En definitiva, el duelo no se resuelve.

¿Cómo es el diagnóstico?

¿Cómo diagnostica el psicólogo la existencia de un duelo patológico? Por lo general, hay dos maneras: o bien el propio paciente acude a la consulta con su propio diagnóstico, como es el caso de un duelo crónico que se viene padeciendo desde hace años o el paciente viene por algún problema médico o psiquiátrico sin ser consciente de que su malestar encierra en realidad, un duelo no resuelto o patológico.

Señales y factores de riesgo para un duelo patológico

En cualquier caso, hay una serie de señales que actúan a modo de alarma para nosotros, como psicólogos y que nos pueden dar la pista de que se trata de un duelo complicado o patológico. Entre ellas cabe destacar las siguientes:

  1. El paciente no puede hablar del fallecido sin sentir un dolor abrumador e intenso. Si a pesar de haber pasado varios años, la tristeza aun sigue siendo intensa, podemos estar ante un duelo no resuelto.
  2. Un suceso sin importancia desencadena una reacción emocional desproporcionada. Puede que a tu amiga le haya sido infiel su marido después de 5 años de casados y 2 niños pero esa no es razón suficiente para que tú te hundas en una profunda miseria y desazón que te impida levantarte de la cama.
  3. Conservar los objetos del fallecido o desprenderse inmediatamente de ellos después de la muerte de un ser querido, también puede indicar un duelo patológico.
  4. Si el paciente presenta síntomas similares a los del fallecido justo antes de morir puede tratarse de un duelo complicado. Si además, estos síntomas reaparecen en torno al aniversario de la muerte del fallecido o cuando el paciente llega a la edad que tenia el difunto cuando murió, existe la posibilidad de que se trate de un duelo patológico.
  5. Cambios radicales justo después de una pérdida importante como mudarse, dejar el trabajo, viajar, encontrar pareja, etc.
  6. Un historial de episodios depresivos previos o todo lo contrario; sentir una exaltación y euforia desmedida justos después de una muerte cercana.
  7. El paciente imita a la persona fallecida. Esto suele ocurrir debido a la necesidad de interiorizar el objeto amado e incluirlo en si mismo para no perderlo nunca.
  8. Una fobia a la enfermedad que acabó con la vida del fallecido.
  9. Si el paciente evita visitar el cementerio o participar en rituales o actividades que tengan que ver con la muerte, puede que haya un duelo patológico de por medio.
  10. La ideación suicida y los impulsos autodestructivos, también pueden estar indicando un duelo no resuelto.

Todas estas son señales que si bien, no certifican el diagnóstico fiable y certero de un duelo patológico, sí que pueden poner en la pista al psicólogo de por donde debe moverse en sus intervenciones.

¡Comparte este artículo en tus redes ya!
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
No Comments

¿A qué esperas? ¡Dejame un comentario!