fbpx

Tipos de duelo patológico

mujer llora con pijama con orejas

Tipos de duelo patológico

En este artículo ya vimos la diferencia entre un duelo normal y un duelo complicado o también llamado patológico. Pues bien, dentro del duelo complicado podemos diferenciar varios subtipos con características propias y bien diferenciadas:

Duelo crónico

El paciente que se enfrenta a un duelo crónico padece conductas prolongadas típicas del duelo pero de una duración excesiva, no llegando nunca a resolverse de manera satisfactoria. A menudo el paciente llega a la consulta tras varios años de desarrollar conductas estereotipadas que le han impedido avanzar en el proceso de duelo adecuadamente.

hombre llora con gafas en la manoUn duelo normal puede convertirse en un duelo crónico por múltiples causas. Puede ser que el paciente no acepte que el fallecido se ha ido y nunca va a volver por mucho que él lo desee.

Puede ser también, que el paciente no sea capaz de afrontar sus sentimientos ambivalentes hacia el fallecido.

Otros pacientes desarrollan un duelo crónico al anhelar una relación que nunca existió, cuando el fallecido aún vivía.

También puede ocurrir que el superviviente mantuviera una relación muy dependiente con el fallecido y tras la ausencia de este, se vea incapaz de seguir adelante él solo. En todas estas situaciones, un duelo normal puede virar hasta un duelo patológico.

Duelo retrasado

Este tipo de duelo tiene lugar cuando el superviviente no elaboró de una manera adecuada una pérdida anterior y ahora, cuando se enfrenta a experiencias semejantes como la muerte de un conocido o el abandono de la pareja, desarrolla una sintomatología excesiva.

A menudo, el superviviente es consciente de que su reacción actual es desmedida. Este tipo de duelos suele aparecer cuando el superviviente no ha tenido el apoyo social necesario en el momento de la pérdida original. A veces, un duelo retrasado puede deberse a la necesidad de ser fuerte por alguien más o a tener que mantener el tipo.

Las muertes por suicidio o un simple divorcio pueden reactivar un duelo retrasado. Las muertes múltiples también pueden retrasar el duelo dada la sobrecarga emocional que soporta el superviviente.

Las reacciones retrasadas no solo se manifiestan cuando el paciente sufre otra perdida posterior, sino también al ver que alguien cercano sufre una pérdida o incluso al mirar una película, una serie o un programa de televisión. Cualquiera de estos disparadores puede desencadenar el comienzo de un duelo retrasado.

El duelo patológico de tipo retrasado tiene una explicación bastante sencilla. Cuando una persona pierde a la figura a la que está vinculada en el presente, es natural que busque consuelo en una figura de apego anterior. Sin embargo, si esta otra (por ejemplo un padre, hermano o pareja) está muerta, el dolor por su pérdida actual se recrudecerá.

Duelo enmascarado

En este caso, el paciente acude a consulta por otros motivos diferentes a una pérdida reciente o pasada aquejado de otros problemas.

mujer llora hipocresia dueloMuchos autores han propuesto que la ausencia de duelo se debe a que el ego del superviviente no está lo bastante desarrollado para soportar el esfuerzo que supone afrontarlo y que para ello, utiliza mecanismos de autoprotección narcisista.

El duelo enmascarado se puede manifestar de dos maneras: bien en forma de síntoma físico o bien en forma de conducta inadaptada.

Aquellos pacientes que no se permiten vivir el duelo directamente, pueden presentar síntomas médicos similares a los que manifestaba la persona fallecida o presentar alguna forma de síntoma psicosomático. Un ejemplo son los trastornos conocidos como somatomorfos.

Duelo exagerado

Este tipo de duelo tiene lugar cuando la sintomatología se intensifica tanto, que el paciente se siente sobrepasado por completo. Se siente tan abrumado que llega a recurrir a conductas desadaptativas.

A diferencia del duelo enmascarado, donde la persona no es consciente de que sus síntomas están relacionados con una pérdida, el paciente que sufre un duelo exagerado es plenamente consciente de que sus síntomas y sus conductas están conectadas a una pérdida reciente

Sentirse deprimido después de la muerte de un ser querido es un fenómeno normal y son frecuencia pasajero para muchas personas que atraviesan un proceso de duelo. Es más, muchos personas ni siquiera sufren una depresión clínica. Pero si esa tristeza desemboca en una desesperanza irracional que va acompañada de otra serie de síntomas depresivos típicos, podemos empezar a hablar de un duelo exagerado.

La ansiedad que por un lado puede ser normal en un proceso duelo puede transformarse en ataques de pánico, fobias (como la tanatofobia) u otros trastornos de ansiedad como la agorafobia. Entonces, estaríamos hablando de un duelo patológico de tipo exagerado.

¡Comparte este artículo en tus redes ya!
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
No Comments

¿A qué esperas? ¡Dejame un comentario!